Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘salud’

Este es un plato estupendo para combatir los días de frío, además de ser sano, barato y fácil de preparar. Se llama así, papas en verbena, por el colorido de las verduras que acompañan a las patatas, como si de una fiesta se tratase.

 

SAM_0315_1

Los ingredientes que necesitaremos son:

  • patatas (al menos una mediana por persona)
  • cebolla (1 cebolla grande para cuatro comensales)
  • pimientos (medio verde y medio rojo)
  • tomates (dos o tres)
  • ajo
  • laurel
  • orégano
  • agua (al menos tiene que cubrir dos dedos por encima de los ingredientes).
  • aceite de oliva
  • sal

Sobre las cantidades prefiero no entrar muy en detalle porque yo suelo cocinar a ojo según el número de personas que seamos para comer y del apetito que tengan.

 

Preparación

Trocear la cebolla y los pimientos y pochar en una olla con un poco de aceite. Añadir un poco de sal para que se ablanden junto con la hoja de laurel. Pelar y trocear las patatas en cascos grandes, lavarlas e introducir en la olla. Rápidamente vertemos en la olla el ajo que ya tenemos troceado (con unos tres dientes es suficiente). Damos un par de vueltas y, a continuación, los tomates en dados. Ahora es el momento del agua, un poco más de sal y un puñadito de orégano.

En cuanto rompa a hervir el agua tapar la olla y dejar cocinar unos 15  o 20 minutos a fuego suave, dependiendo de la masa de la patata (si es una olla rápida se hará antes).

Destapar y servir.

 

Os doy un par de recomendaciones:

  1. Dejar reposar la comida un ratito antes de servirla para que los sabores se mezclen y reposen.
  2. Si lo preferís, podéis verter desde el principio todos los ingredientes en crudo en una olla con agua, pero no os olvidéis de añadir un chorrito de aceite de oliva.

¡Qué lo disfrutéis! 😉

Read Full Post »

Reposo relativo

Con este post me limitaré a publicar una breve entrada para comunicaros que ayer me “lasearon” el ojo derecho cual videojuego de marcianitos.

Hace un año que arrastraba un pequeño desgarro en la retina, pero en mi última revisión el oftalmólogo decidió que lo mejor era hacer un tratamiento preventivo y solucionar el problema porque, no sólo no se mejoraba, sino que estaba yendo a peor. Dicho y hecho, dos días después me hacía la fijación.

Para los curiosos, diré que, aunque me anestesiaron el ojo mediante gotas, hay algunos disparos del láser que se hacen sentir con toda su mala leche al impactar contra algún nervio que el oftalmólogo no haya visto. Aún así, aclarar que en manos de profesionales no hay nada que temer. Por otra parte, durante un tiempo estuve viendo en rojo (unos treinta minutos como máximo) y borroso (esto último como consecuencia de la dilatación de la pupila).  A parte de estos síntomas, el proceso fue completamente indoloro.

Tras la fijación de la retina con láser me han recomendado > Reposo relativo” href=”http://bit.ly/nLjHEI” target=”_blank”>reposo relativo, de manera que no puedo abusar de la tele, ni del ordenador, ni de la lectura, ni levantar peso, ni… etc. etc.

¿Qué tal está siendo vuestro verano?

Read Full Post »

Tras una serie de contratiempos y recibir la tarjeta sanitaria el pasado mes de marzo, tuve la oportunidad de estrenarla hace unos dos meses en mi primera visita médica de cierta envergadura. Desde entonces, busco un médico que me sepa dar un diagnóstico coherente o, simplemente, un diagnóstico en firme.

Parece ser que el miércoles iré a un hospital especializado en traumatología que, por cierto, goza de muy buena fama. Espero que allí encuentre especialistas que no te tratan como si fueras una patata y me sepan decir cuál es el problema. Si, he dicho bien. Sin caer en el error de generalizar, parece ser que la norma en Austria respecto a la relación médico-paciente es que para ellos sus pacientes no sean más que un número, como un coche al que hay que reparar sin necesidad de mostrar el menor atisbo de humanidad.

Respecto a mi estado emocional… me siento tranquila en la medida de lo posible, aunque el “run run” de la incertidumbre, de la posible gravedad del asunto o de las posibles consecuencias no es plato de gusto. Igual todo es más sencillo de lo que a priori parece (aunque mi intuición no parece estar a favor de esta premisa). Prefiero no plantearme nada que altere mi tranquilidad hasta que el médico o su equipo no se pronuncie con un dictamen en claro.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: