Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘patatas’

Esta receta tan típica de la gastronomía gaditana ha sido nuestro menú de hoy. Generalmente evito cocinar en verano cualquier plato invernal que requiera el uso de una olla a presión y, si es un potaje, más todavía. Sin embargo, ante el dolor de tripa de mi hermano, la situación obligaba a ello. Decir que las papas en blanco es un plato muy socorrido cuando se hace necesario seguir una dieta blanda, además de ser muy económico y fácil de hacer.

 

Ingredientes para 4 personas

4 patatas  de tamaño medio grandes

1 cebolla

Media cabeza de ajo

1 hoja de laurel

Perejil

Agua

Sal

Aceite de oliva de 0’4º

 

Preparación

Ponemos la olla al fuego con un poco de aceite de oliva y añadimos la cebolla previamente picada junto a la hoja de laurel. No olvidemos el poquito de sal para que se ablande antes. Cuando vemos que empieza a dorarse agregamos el ajo picado. Damos unas vueltas y a cotinuación echamos las patatas que ya tenemos peladas, lavadas y chascadas; sazonamos un poquito. La patata de por sí es muy sosa, pero siempre es mejor no salar en demasía y rectificar de sal al final. Dejamos que se reogue unos minutos, moviendo de vez en cuando. ¡Ojo! El ajo nunca debe quemarse  o nos amargará y arruinará todo el plato. Llegados a este punto vertemos el agua calentita (hasta que cubra las patatas) y esperamos a que hierva antes de incorporar el perejil picado y cerrar la olla. El fuego estará fuerte hasta que suene la pesa o el piloto de la olla rápida por donde sale el vapor termine de subir. Justo en ese momento bajamos el fuego a temperatura suave.

¿Cuánto tiempo? Cada uno conoce su olla a presión y, en caso de duda, lo mejor es seguir las intrucciones del fabricante. De todas formas, en una olla exprés (de las antiguas de pesa), necesitará unos 15 o 20 minutos. Una olla rápida es suficiente con unos 7 o 10 minutos. En caso de utilizar una olla super rápida, creo que el tiempo está entre 3 y 5 minutos. Sin embargo, insisito en que sois vosotros mismos quienes mejor conocéis la intensidad del fuego de vuestra cocina (dependiendo densi es de gas o vitrocerámica, o incluso si prescindís de ella y cocináis con Thermomix) y del tiempo requerido.

A los principiantes os recuerdo que, una vez cerrada, la olla no se puede abrir hasta que la presión se haya ido tras apagarla. Es decir, que ya no quede vapor en su interior. Esto lo sabremos porque la pesa ha dejado de girar y por ella no sale vapor.

En mi opinión, la mejor forma de enriquecer esta receta es coronándola con un huevo frito encima. Para chuparse los dedos…

¿Conocíais este plato? ¿Hacéis alguna variación en la receta? 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: