Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Fiestas’

De regreso del trabajo, esta semana vi en el tren un anuncio que captó mi atención: los mercadillos de Semana Santa en Viena.

Sabía de los que se ponen en Navidad, pero de éstos era la primera noticia que tenía, así que, aunque ya me he comprometido para este fin de semana, si puedo me llegaré el domingo al mercadillo que pondrán en el castillo de Schönbrunn –residencia de verano de Fco. José I y Sissi-. Si no es posible, al menos intentaré acercarme al de Floridsdord, que ya está inaugurado.

Mas, ¿qué podemos encontrarnos si nos acercamos a uno de ellos? Como en los de Navidad, puestos de artesanía, de especialidades gastronómicas de la temporada o de la región, actividades de ocio y entretenimiento para adultos y niños, multitudes… Os recomiendo que los visitéis.

De momento, os dejo un enlace con información (en alemán) sobre los diferentes mercadillos que que podéis visitar en Viena, así como lugar, fechas, horario, programa… La entrada es libre en todos. En este otro enlace podéis saber más sobre estos mercadillos de Pascua en español, entre otros idiomas.

Anuncios

Read Full Post »

Felicitación navideña

Hace semanas desde mi última entrada y no será por falta de ideas ni fotos nuevas que no lo haya hecho. ¡Lo siento mucho!

Desde entonces, mis días han seguido su curso normal. Se me quedan en el tintero muchas cosas que me hubiera gustado compartir con vosotros, como el día Nacional o hablaros sobre los mercadillos de navidad, pero las dejaré para otra ocasión. Tan sólo deciros que este otoño está siendo un tanto atípico, y no sólo porque a estas alturas aún no haya nevado.

Aún así, no quisiera que pasara este año sin felicitaros las fiestas.

 

felicitacion

¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO 2012!

Sonrisa

Read Full Post »

El 6 de diciembre todos los niños de Austria se despiertan con la ilusión de que Nikolo  (San Nikolaus de Myra) les haya visitado por la noche, dejándoles un saquito con chocolate, mandarinas, nueces… Pero eso sólo sucederá si han sido buenos. Si por el contrario ese año han sido traviesos el día 5 recibirán la visita de Krampus (el diablo) quien no les dejará.

 

SAM_0457_1

Actualmente,  cuando se acerca esta fecha, vemos como es compra obligatoria un Krampus y un Nokolo de chocolate, así como los “chocobananen” de Nikolo y Krampus (una especie de nubes de plátano cubiertas de chocolate). Es tal el negocio del chocolate en este ámbito que incluso las grandes marcas aprovechan el momento para ofrecer a sus más selectos clientes figuritas del obispo de Myra o del diablo de su fantástico chocolate.

He de reconocer que no he llegado a ver ninguna cabalgata con estos dos personajes, pero algunos austriacos me han contado que durante su infancia, sobre todo en los pueblos, aún recuerdan con resquemor cómo el 5 de noviembre se podían ver por las calles Krampus, vestidos con sus caretas, sus cuernos, sus trajes de piel y sus cadenas y castigaban a la gente pegándoles con éstas. Realmente algo espeluznante para un niño.

Mas, ¿cómo nace esta tradición? Si aún queréis saber más, ésta es la historia de Nikolo contada en alemán:

 

Aquellos que aún no lo dominen, les diré que Nikolaus fue obispo de Myra, que murió el 6 de diciembre del 352 antes de Cristo. Nikolaus nació en Patara y quedó huérfano de padre y madre muy jovencito. Heredó muchas riquezas (piedras preciosas, oro, plata, palacios, muchos animales…), pero aún así no era feliz y no podía disfrutar de su fortuna. Se sentía tan desdichado que se pasaba los días llorando. Adelantando la historia (jejeje), un día, vio una jarra que contenía una historia. Había una vez un hombre rico y otro pobre. El rico tenía mucho dinero, pero era egoísta y no quería compartirlo con el pobre. Cuando murieron, el pobre fue ascendido al cielo por ángeles, mas el rico nunca llegó a entrar en el paraíso celestial. Así pues, Nikolo se reconoció en el hombre rico y decidió salir fuera de su palacio y compartir lo que tenía con los pobres. Y así lo hizo: a la mañana siguiente se levantó temprano y cruzó la puerta; se encontró con un hombre pobre, pero cuando metió la mano en su bolsillo no tenía nada para darle. Entonces, sin dudarlo, se quitó la cadena de oro que llevaba y se la dio, y lo mismo hizo con su anillo y sus ropas finas y zapatos. Regresó al palacio radiante de alegría después de compartir lo que tenía con los más pobres. A los pocos días salió a pasear por su jardín y llenó su bolsa con manzanas, mandarinas y nueces; abandonó el palacio y compartió todo con los indigentes, pero en secreto, sin que supieran quien era. Después de ser nombrado obispo, un día cargó su asno con sacos llenos de nueces, manzanas, dulces y mandarinas, salió a la calle y, tal y como había hecho cuando era joven, se lo regaló a los niños pobres que iba encontrando a su paso. Así, hizo de ese día una gran fiesta.

Read Full Post »

Maturaball

 

Durante la última quincena de diciembre y en las primeras semanas de enero celebran los chicos del último curso de Bachillerato el “Maturaball”, el baile de fin de estudios en el instituto. Es una fiesta entrañable en la que asisten profesores, familiares, amigos… Es el fin de una etapa y el comienzo de una nueva.

El año pasado tuve la suerte de asistir en Linz (Austria) al “Maturaball” de una amiga. Me sorprendió bastante la seriedad con que se toman estas cosas los austríacos, hasta el punto de que parecía que me encontraba en una fiesta en un lugar de postín donde celebrar la Nochevieja.

Los estudiantes del último curso, los que ese año se presentarán al examen de selectividad -“Matura”-, son lo que se encargan de todo: un comité de alumnos toma las decisiones de buscar el sitio y reservarlo, cómo se va a decorar, el tema, el día, acordar el catering, diseñar los carteles para anunciar el baile, etc., y el resto de compañeros trabajarán como obreros: cortar, pegar, envolver, decorar,…

La decoración del lugar giraba en torno al tema "el espacio".

Tras los preparativos del lugar y los meses de ensayo, una vez que llega el gran día, el baile se abre con la entrada en fila de a dos de los profesores de los últimos cursos y los alumnos. Por cierto, hay que vestir de etiqueta: los chicos de chaqueta y corbata y ellas de fiesta, preferiblemente de largo (como dato añadir que muchas de ellas hacen este desfile de entrada vestidas de blanco). A continuación abren la pista de baile con un vals, como no, y entonces se unen los invitados. Me sorprendió que todos sabían bailar distintos tipos de bailes, desde el clásico vals hasta una bachata. Estuve preguntando y me explicaron que cuando los chicos son jovencitos asisten a clases de baile. La orquesta se alterna con las actuaciones de baile que cada clase ha preparado. Son ellas las que deciden la música, la coreografía, el vestuario… TODO.

Bailando un vals. Al fondo está la orquesta.

Coreografía de una clase

Coreografía. Conquista de la Luna.

A parte de la pista de baile, hay otras salas: la discoteca, salas restaurante donde nos servirán camareros y se cobrarán en el acto, otra a modo de cafetería donde poder agasajarnos con café y dulces por un módico precio -regentada por estudiantes-, otra de champán… Igualmente, por los pasillos podemos encontrar estudiantes que venden diversas cosas como chocolate, lotería para el sorteo de un viaje que tendrá lugar esa misma noche, comida basura, etc. Con el dinero recaudado se irán en Junio de viaje fin de curso.

Bómbón de la fortuna con mensaje en su interior

Una de las sala restaurante. Había una mesa por cada uno o dos estudiantes y sus invitados.

No sólo se premia a los invitados que participen en algún sorteo de la noche sino que también se elige de entre los estudiante a los reyes del baile (y creo recordar que ganaban algo). Una vez termina el baile a las tantas de la madrugada se van los alumnos de parranda, sin papis ni familia que los controle. Aún así, días más tarde volverán a celebrarlo toda la clase de una manera más informal: con una botellona en toda regla.

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: